Suelo laminado o vinílico, ¿cuál me conviene?

Hombre-sentado-en-un-sofá

Suelo laminado o vinílico, ¿cuál me conviene?

Una de las decisiones más importantes cuando reformamos nuestra casa o establecimiento es el tipo de suelo que vamos a colocar; las opciones son múltiples y variadas, y a veces el proceso de elección puede resultar confuso. ¿Suelo laminado o vinílico? La elección no es fácil, ya que cada uno tiene sus ventajas y peculiaridades.

A pesar de que esta es una decisión muy personal, en IMEC Revestimientos nos hemos puesto en tu lugar, y por ello te ofrecemos una guía completa para saber cuál es el que más te conviene de los dos.

Escoger entre suelo laminado o vinílico

Cada vez más, las personas eligen las opciones más rentables para los suelos de su vivienda, opciones que resaltan por su durabilidad y fácil mantenimiento; es el caso de los suelos laminados o vinílicos. Por ello, seleccionar uno de los dos conlleva un proceso de investigación y análisis sobre no solo cuál te gusta más, sino qué le va mejor a tu espacio.

¡Las prisas nunca son buenas! Debes dedicarle a este proceso de elección el tiempo suficiente: descubrir cuáles son tus necesidades y gustos es el primer paso, ya que sin esto no podemos guiarnos a la hora de leer sus ventajas; pero la indagación en las características de cada uno nos hará tener una mente mucho más abierta.

Por ello, puedes solicitar un presupuesto a través de nuestra página web completamente libre de compromisos. ¡No te quedes sin el tuyo!

¿Qué es el suelo laminado?

El suelo laminado es un tipo de pavimento sintético con apariencia de madera que está compuesto por una capa inferior de tablero de dm, una capa intermedia con el film fotográfico que le dará el diseño que nos guste y una capa de uso final de resina, la mayoría de las veces compuesta por poliuretano, que será la encarga de resistir el paso del tiempo  y que es resistente al desgaste, a la humedad, que se equilibre, y que adopte el diseño establecido.

Existe una gran variedad de diseños de suelos laminados entre los que elegir, ya que estos se adaptan al estilo y necesidades de nuestro hogar. Además, son fáciles de limpiar y mantener debido a sus compuestos, que permiten utilizar productos químicos sobre él y pueden aguantar condiciones de alta presión y temperatura.

¿Qué es el suelo de vinilo?

Los suelos vinílicos, también llamados PVC, son un tipo de pavimento compuesto de entre una y cinco capas diferentes, dependiendo si son homogéneos o heterogéneos, entre ellas la capa de uso de poliuretano, que le ofrece una gran resistencia frente a la humedad, las manchas, y la suciedad que podamos provocar en el día a día de nuestra casa.

Para su posterior uso, es importante evitar la arena, tierra o residuos en nuestros zapatos, ya que pueden dañarlo, y utilizar los limpiadores adecuados; tampoco es necesario encerarlo ya que viene preparado para uso. Todo esto hace que sea un pavimento muy sencillo de mantener, de los más fáciles del mercado.

Su calidad de diseño hace que esté disponible en una diversa variedad de patrones, como florales o geométricos; además, también con una gran variedad de acabados que imitan mármoles y piedras, maderas, cerámicas, ladrillos, y con diferentes formatos como rollos, losetas o lamas están ultimas a su vez en formato clic, pegado o autoportante.

Características y diferencias entre el suelo laminado o vinílico

A pesar de que ambos tipos de suelo tengan una gran resistencia en el día a día y una amplia variedad de diseños y modelos para combinar con el estilo de nuestro hogar, también presentan algunas diferencias.

Por ello, vamos a explicarte cuáles son estas desigualdades entre los ejemplares y los aspectos en los que destacan a la hora de definirlos e instalarlos.

Durabilidad en el tiempo

Uno de los principales factores a tener en cuenta cuando contratamos un suelo es su durabilidad; cuánto tiempo de vida útil va a tener nuestro pavimento y cuál es su resistencia con el paso de los meses y los años.

Ambos suelos de los que estamos hablando son muy duraderos, de los más estables de la industria, pero eso no quita que con el paso de mucho tiempo puedan sufrir desperfectos, abolladuras, grietas, golpes

Los suelos laminados son menos resistentes a la luz solar y a las temperaturas de calor y frío excesivo. Por otro lado, los suelos de vinilo cuentan con la innovadora capa de poliuretano, que permite un revestimiento más duradero.

Resistencia a la humedad

Ya estemos hablando de suelos laminados o vinílicos, ambos han demostrado contar con propiedades para ser instalados en ambientes de mucha humedad, como el baño o la cocina; lugares en los que puede haber incluso fugas y un suelo de madera normal no podría instalarse.

No obstante, los suelos laminados presentan más problemas que el de vinilo cuando se trata de estos lugares. Con el tiempo, este puede despegarse del suelo si no está bien instalado o le entra humedad en alguna de las grietas o separaciones entre sus tablas.

Mantenimiento diario

Ambos tipos de suelo conllevan un mantenimiento y limpieza específicos, pero sin ningún tipo de dificultad. Mantenerlos libres de polvo y agua, lavarlos con productos adecuados, y utilizar elementos de limpieza que no dañen mucho el material son algunos de los factores que debemos seguir en su mantenimiento.

 Limpiando-el-suelo.

Uso en locales comerciales

Este punto cuenta con una mayor diferencia entre los pavimentos ya que, aunque ambos pueden instalarse sin dificultades en lugares públicos, solo el de vinilo, junto a su alta resistencia y durabilidad, podría aguantar durante mucho tiempo en este tipo de establecimientos.

Por otro lado, los suelos laminados, que no cuentan con ese grado de dureza, podrían romperse por el uso constante de pasar sobre ellos, y acabarían llenos de grietas, roturas o desperfectos.

Presupuesto para su instalación

Generalmente, aunque el precio de los materiales varíe dependiendo de la calidad y las características que escojas, los suelos vinílicos suelen ser más caros que los laminados, al igual que su instalación, pero a cambio ofrecen una durabilidad y unas prestaciones a las que en suelo laminado no puede aspirar.

Sin embargo, si lo comparamos en base a calidad/precio, los dos cumplen las expectativas que se espera de ellos.

 Comedor

¿Qué tipo debo elegir: suelo laminado o vinílico?

Las características que estás buscando, junto al lugar en el que quieres instalar cualquiera de estos tipos de pavimentos, van a condicionar cuál de ambos debes elegir: suelo laminado o vinílico. Aquí te daremos unas claves básicas:

Si estás buscando un suelo para tu hogar…

En el caso de que estés buscando un pavimento para poner en tu casa, el más adecuado sería el suelo laminado. ¿Por qué? Este es perfecto para un hogar en el que se quiera tener un suelo de madera, pero sin los cuidados que conlleva.

Además, el hecho de que sea muy resistente a golpes, arañazos, y todo tipo de desperfectos, también es una ventaja para que la durabilidad de este te permita no volver a cambiarlo en mucho tiempo.

Si estás buscando un suelo para tu establecimiento…

Por otro lado, si querías encontrar la opción para vestir el suelo de tu local comercial, has encontrado con tu producto ideal. En este caso, el suelo de vinilo sería perfecto para este tipo de establecimientos, ya que es altamente resistente a las humedades y a cualquier material.

A parte de las facilidades de instalación, permite ahorrar tiempo y dinero; de esta manera, podemos dejar de preocuparnos hasta dentro de un tiempo por tener que cambiarlo.